Juguetes

Posted by admin Category: historias

-Yo sintiéndome un músico en mi guarida, y tú, una mujer fatal, homínidos nacidos en una isla, creciendo en una cueva, y las paredes llenas de nuestras huellas, pinturas de otra época, radiografías en las rocas. Cogiendo carrerilla para saltar, un par de pasos hacia atrás, aire, respirar. Sombras que fuerzan a imaginar, una historia a medias en la que adivinar el final. Yo, músico en guardia, tú, fatalidad. En la cueva hace calor y queda poco alimento en la reserva. Es hora de salir a cazar, ya puestos en pie, sostener nuestra propia cabeza, un cerebro que se lleva un cuarto de nuestra energía, a pesar de dormir seguimos quemando electricidad, agua, oxígeno, y en el exterior, el viento trae el polvo del desierto. ¿Quién quiere viajar al Sáhara si el Sáhara está en cada uno de nuestros tejados, en los techos de los coches, en las sábanas que se secan al sol? El verano a las puertas y yo, un simple músico que aguarda, y tú, en tú en fatalidad, pidiendo un poco más, solo un poco más.

-¿Y qué quieres decir?

-Que vamos a regresar.

-¿Y no hubiera sido mejor simplemente volver, sin más?

-Entonces no seríamos nosotros. Quedan muchos juguetes que comprar en el catálogo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.